Vamos a ver cómo te vacunan,
Pero parece que las agujas
Se las guardan en cada comuna.
Presidentes y ministros se acomodan
en la fila, mientras los jubilados esperan de a pilas.
Vergüenza ajena, falta de empatía, si no estás en el círculo rojo, te escupen desde arriba.
Qué diría Evita si viviera, ya no hay imberbes, sino ineptos feroces como hienas.
Ni siquiera tienen cancha para parecer creíbles, los mandas a espiar y tocan timbre.
Las mentiras tienen patas cortas y eso no es Sorpresa, pero el boludo de Ginés se guardó tres mil mentiras abajo de la mesa.
Campantes e hilarantes lo dicen a boca abierta, burlándose de la gente en su propia Jeta.
El siglo XX fue un despliegue de maldad insolente, pero en el siglo XXI no hay nada que los amedrente.
Estamos a la deriva y esto ya no es noticia, náufragos sin salvavidas, espantapájaros de mentira.
Recemos a Dios, al demonio o al Diego, pero por favor sáquennos de este entuerto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

4 + 11 =