Tierra del Fuego.– Si bien era sabido que todos se iban a desesperar por ser vacunados luego de que la revista The Lancet informara sobre la eficacia de la vacuna Sputnik V, lo cierto es que nadie iba a pensar que el acomodo iba a salir a la luz de la manera más burda. La cosa fue así: Horacio Verbistky, periodista siempre ligado a la política, quien además “pregona” por los derechos humanos, contó en su programa radial que había decidido darse la vacuna rusa contra el Covid. Para ello, debía inscribirse siguiendo los procesos que debe seguir cualquier ciudadano de a pie. Sin embargo, el mismo contó, decidió llamar a su amigo Ginés Gonzalez García, ministro de salud, quien muy amablemente le
le dijo que fuera al Ministerio de Salud donde allí trabajadores del Hospital Posadas, se encargarían de darle la vacuna. Es decir, una especie de vacunatorio VIP para los amigos de Ginés. No conforme con ello, Verbsitsky muy jovialmente contó, que allí además esperaban por uno de los popes del diario Clarin a lo que el famoso periodista de izquierda concluyó “como pueden ver la vacunación es para todos y no tiene ideología”. Lo que le faltó aclarar es que la vacunación es para todos los privilegiados amigos de Ginés porque los pobres jubilados aún esperan el programa de vacunación. A raíz de ello, el presidente Fernández pidió la renuncia del ministro lo que al cierre de esta edición aún no se había resuelto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

20 + 6 =