Tierra del Fuego.– A raíz de las declaraciones de Soledad Acuña, ministra de educación de la ciudad de Buenos Aires, se abrió un gran debate en torno a la función docente. La ministra expresó que un docente no debe adoctrinar a los alumnos ni tampoco decirles qué pensar. A su vez, agregó que estamos enseñando mal la docencia y, por tal motivo, los alumnos aprenden mal. En seguida, los del gremio de Suteba le salieron al cruce, pidiendo la renuncia de la ministra por estigmatizar a los docentes. Voces cruzadas de un lado y otro mostraron su apoyo y rechazo a tales declaraciones.
Sin embargo, el debate debe darse, pero haciendo a un lado las injerencias políticas. Al alumnado, se le deben mostrar las dos caras de la moneda, incluso tres, cuatro o las que haya. Así, sopesará las distintas variables, pensará, Interrelacionará y podrá sacar una conclusión luego de analizar distintas perspectivas. Distintas visiones sobre un problema, hará del alumno no sólo más analítico, sino también más tolerante, democrático y respetuoso de las ideas ajenas. Ya que, no hay una verdad y, al no haberla, nadie la tiene. Más aún desde el plano político: todos los gobiernos hacen más o menos lo mismo: piden deuda -algunos al FMI, al Banco Mundial o al Fondo de Paris, otros a China, Venezuela-. Tanto el gobierno de Macri como el Kirchnerismo promovieron y aumentaron las asignaciones familiares o asignación por hijo. Siempre, todos los gobiernos se empecinaron en pagarle migajas a los jubilados, desde Norma Pla que pasa lo mismo. Ningún gobierno hizo fuerte la educación. Ninguno puede contener el dólar. Ahora suben la tarifas al igual que el Gobierno anterior. Ninguno puede con la inflación y la verdad que siempre, con algún matiz, la fórmula es la misma con algo muy en común: la grieta eterna, la pelea por la pelea misma, la pesada herencia y la mar en coche.
Quizá sea hora de pensar distintas variables, enseñarle a los chicos del mañana a pensar diferentes perspectivas, pensar planes sustentables a largo plazo.
En si, imaginar un país diferente. Porque hasta ahora la ecuación siempre es la misma y el resultado va de mal en peor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

five × one =