Tierra del Fuego.- El municipio de Río Grande y su par de Tolhuin, se dispusieron a limpiar el sector del Lago Yehuin luego de las fiestas clandestinas y la gran concurrencia de público que hubo en los últimos días. Sin embargo, como siempre, tiene que suceder un acontecimiento extremo para que las autoridades tomen cartas en el asunto. Quienes están acostumbrados a visitar este punto turístico como muchos otros, puedenn advertir que la basura es recurrente. La gente que allí asiste, lamentablemente no tiene conciencia social y deja desechos de todo tipo en las inmediaciones. No obstante, para concientizar sobre la materia y, además facilitar cestos de basura, se encuentra el Municipio. A lo largo de los años no se vio política ambiental alguna, ya sea para concientizar o bien para facilitarle a la población lugares acordes para volcar desechos. Luego de que se realizaran fiestas clandestinas, el sector del lago Yehuin se transformó en una montaña de basura hedionda, por lo que resultaba, incluso, asqueroso ir a visitar tan bello lugar. En este sentido, se puede decir que la culpa es compartida entre el municipio por no ayudar en nada a que la zona esté limpia y, obviamente, por parte de la ciudadanía que no se preocupa en cuidar el lugar donde ellos mismos visitan.
Si uno se va a otros sectores turísticos, la desidia vuelve a repetirse. Así, se puede observar cómo Punta Popper también se encuentra lleno de basura, en las inmediaciones del Río chico que desemboca en el Cabo Domingo, las basura se hace presente a cada momento. El viento arrastra los residuos del basural de Las Violetas y las bolsas de plástico adornan todo el ambiente. Yendo para Cabo Peñas, donde se debe atravesar la margen sur, la basura reina por todos lados: un alambre con numerosas bolsas atrapadas completa el lamentable cuadro. Sin ir más lejos, de solo pisar la playa en la zona céntrica de Río Grande, podemos encontrar desde neumáticos, hierros oxidados, botellas, plásticos, barbijos, algas en descomposición, entre muchos otros desperdicios.
Por eso, es fundamental no sólo concientizar a la población sobre el cuidado del lugar que habita, sino también facilitar los mecanismos necesarios para que la ciudadanía tenga lugar dónde desechar la basura y, luego, esta sea reciclada como así lo hacen muchas ciudades del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

8 + thirteen =