Tierra del Fuego.– Hay muchos posteos en las redes sociales que dicen que no podemos quejarnos por el tema de la pandemia. Que otras generaciones atravesaron la Primera Guerra Mundial e incluso la Segunda Guerra Mundial. También la depresión de los mercados de 1929, la gripe española que mató a 50 millones de personas, la poliomelitis que atacaba a los niños, las dictaduras militares, entre otras catástrofes que menospreciarían la situación actual del Coronavirus que nos encuentra encerrados en nuestras casas, es decir, con techo y comida. Por lo tanto, aducen, no deberíamos quejarnos tanto y aprender de pasadas generaciones.
Sin embargo, vamos a osar a agregar un particular dato que muchos olvidan: el exceso de información que existe en estos tiempos. No caben dudas que, cuánta más información más desconocimiento aún y, así, nada se sabe, lo que hace que las personas sean aún más manejables, más paranoicas y más vulnerables.
Hoy en día no sabemos absolutamente nada y por más que nos informemos menos sabemos aún. Claro ejemplo es el Coronavirus: que si se creó o no creó en un laboratorio, que viene de los murciélagos comestibles en mercados chinos, pero los chinos tuvieron pocas muertes y pocos casos. Que el virus va a tardar en llegar a la Argentina, que el virus ya está entre nosotros, que el pico viene en Mayo, tal vez en junio o julio, por ahí en agosto. Que debemos encerrarnos por más que no haya casos, que debemos salir cuando estamos en el pico de casos. Debemos usar barbijo, que la OMS dice que el barbijo no es recomendable, para después decir que es recomendable. Que los asintomáticos contagian mucho, que los asintomáticos no contagian. Que el virus está en el aire, que no está en el aire, que cae al piso porque es pesado, entonces, trapito mojado con lavandina. Que limpiemos los productos que compramos, que no los limpiemos porque podemos intoxicarnos con lavandina. Que sobrevive mucho tiempo en el papel, pero no tanto. Que siga la cuarentena aconseja la OMS, que no siga la cuarentena porque genera más pobres y muertes. Que el PCR no sirve, aunque también sirve. Tal vez extracción de sangre para ver si tenemos anticuerpos, aunque mejor no porque el resultado no es seguro. Qué hay que hisopar a todo el mundo, pero no tenemos hisopados. El protocolo, quién debe hacerlo, cómo debemos hacerlo, que vuelvan las clases, que no vuelvan las clases. Permiso para circular, excepciones, número de patente para salir, multa por no usar barbijo. Que abran los gimnasios, que cierren los gimnasios. Que no se puede visitar a los familiares pronto a morir, que ahora si se puede. Tomen vitanmina D, mejor vitamina C, lavarse los dientes frecuentemente. Que la vacuna de Oxford no sirve, pero ahora sirve. La vacuna Rusa llega pronto, aunque también la china y cubana. Que en marzo del 2021 estamos todos vacunados, pero la OMS dice que eso no es factible. Que el plasma sirve, que el plasma no sirve. Que el ibuprofonato sirve, que el ibuprofanato no sirve. Que el dióxido de cloro sirve, que el dióxido de cloro no sirve. Inmunidad rebaño si o no? Que Suecia es un desastre, que Suecia es un ejemplo.
Vacaciones si o no? Que van a pedir hisopados negativos, pero en otros lados no. Hay que llevar almohada y no usar aire acondicionado, y si en el medio hay un rebrote? Cada vez más muertos y contagiados, pero en verdad son cifras ficticias, porque los contagios deben ser multiplicados por cinco, por seis, tal vez por ocho. Volvemos a fase 1, estamos en fase tres, ya llegamos a fase 5, pero retrocedimos a fase dos. Qué es una fase? En qué fase estamos? Aplaudimos a los médicos, prendemos fuego los autos de los médicos o los echamos del Edificio porque pueden contagiar. Estamos por colapsar el sistema de salud, pero cada vez abran más cosas. La cuarentena más larga del mundo, pero los más muertos por millón. Que fuimos los mejores en imponer la cuarenta estricta, que somos los peores. Que el tiempo sirvió para preparar el sistema de salud, que el tiempo no sirvió porque no se hizo nada. Que el IFE, el crédito con tasa cero de interés, que a vos te lo doy y a vos no te lo doy, cómo cobro, cuándo cobro. En el medio el dólar, la inflación, hiperinflación, inseguridad, indec, devaluación, pobreza, indigencia.
Podríamos seguir, pero tanta incertidumbre nos lleva a preguntarnos si aquellos tiempos pasados fueron mejores o peores a los actuales?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

sixteen − twelve =