Soy un Sélknam aunque esa sangre no corra por mis venas.
Soy un Sélknam porque vivo en esta tierra.
Porque sé lo que hicieron los de afuera, esos chanchos colorados como Mc Lennan y Popper que nos exterminaron de buenas a primeras.
Una misión salesiana que nos educó a la fuerza, trajeron un Dios y una cultura ajena, enfermedades desconocidas en esta tierra.
A nuestros hermanos Yámanas los subieron a un barco cualquiera, lo llamaban Beagle, pero en verdad era una prision bien fiera.
Los llevaron de muestra, como animales en un zoológico para que los visitaran hombres con galera.
Yámanas, Sélknam, Hush, Alakalufes, todos ellos iluminaron con fuego los senderos de esta tierra.
Soy un Sélknam porque sus huellas marcan la arena, pueblos ancestrales que el blanco eliminó sin razones valederas.
Soy un Sélknam porque quien es cómplice de un genocidio, se transforma en uno más que dispara a un semejante cualquiera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

five − 2 =