Río Grande.- Los vecinos de Río Grande andan con bronca. No solo por el hecho de que la mitad de la ciudad se quedó sin agua a raíz de la ola polar, sino más bien por la inacción del intendente y el Concejo Deliberante. Las calles y lugares públicos se encuentran llenos de hielo lo que hace imposible que sean transitadas. Cada vez hay más caídas y accidentes. Para colmo se suma el tema del agua. No se les pide a los gobernantes municipales que descongelen el Río Grande, pero sí que se hagan presentes donde la gente los necesita. Llevar bidones de agua, articular mecanismos para descongelar cañerías, limpiar las calles y lugares públicos del hielo reinante. Para colmo, hay sesión en el concejo y anuncian con gran satisfacción la futura creación de una garita para esperar el colectivo o la
colocacion de un cartel anti-tsunami, mientras el hielo se apodera de la ciudad.
Existen muchas deudas pendientes para estar proyectando una garita de colectivos y un cartel anti-tsunamis: aún tenemos un basural a cielo abierto, la ciudad no cuenta con cointaners de basura para clasificar residuos, ni mucho menos eco-puntos ecológicos. La deuda de la pista de patinaje, la recolección de residuos de la playa, la falta de asfalto de arterias sumamente transitadas, en especial en la margen sur, las calles inundadas, etcétera.
Es hora de que despierten, compañeros.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

fourteen − 3 =