Tierra del Fuego.– La situación en la Argentina parece estar librada a la voluntad del Señor. Algo similar a lo que sucede con el coronavirus en nuestra provincia, más precisamente en Río Grande, donde la ocupación de camas de terapia intensiva llegó al 100%. Sólo nos queda rezar, esperar, y si el virus llega a cualquiera de nosotros, suplicar porque sea de manera leve. Otra no queda.
En lo que respecta a la Argentina, la situación es idéntica. Estamos librados al azar. El dólar no para de subir y las medidas que toma el gobierno en torno a ello son insignificantes: bajaron uno o dos puntos las retenciones para incentivar la venta de cosecha del campo y hacerse de dólares, pero nadie vendió cosecha porque nadie sabe dónde y cuándo terminará su ascenso el dólar. Subieron uno o dos puntos las tasas a plazo fijo, pero eso es lo mismo que nada porque nadie quiere guardar pesos, ya que los precios de todo las cosas aumentan día a día. Ahora comenzaron a subir el precio de las importaciones, una vieja película que ya vimos y que trajo las complicaciones que trajo de la mano de Guillermo Moreno donde había que suplicar para poder ingresar un insumo básico o bien medicamentos especiales.
Ya no hay plan de ningún tipo, ni siquiera pueden defenderse desde el gobierno. Todo aumenta día a día, menos los sueldos mientras Santiago Cafiero afirma que tenemos una inflación del 30%. Dentro del Grupo de los 20, tenemos el PBI que más cayó de todos los países y el salario mínimo de argentina es más bajo que el de Haití. Para colmo, ante este avance de la pobreza, los Kirchmeristas le echan la culpa a la gente y afirman que debemos seguir encerrados en cuarentena como hace por estos días Europa.
Por eso te pedimos, Señor, que seas piadoso con los argentinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ten + 1 =