“Un mercado cambiario estresado con el Banco Central vendiendo dólares todos los días”. Así define Fernando Marull, de FMyA, a este dólar post-canje, que no dio tregua pese al anuncio del tan esperado acuerdo con los grandes bonistas. Y que seguirá bajo presión en un entorno en el que apenas tachamos uno de los tantos interrogantes que hoy alimentan la
“Luego del anuncio del canje, el BCRA bajó la devaluación a 0,5 centavos diarios (desde 0,6 la semana anterior) pero luego aceleró y subió a 0,8. ¿Resultado? Igualmente, vendió US$ 50 millones diarios. Insostenible”, resume Marull. El Central ya venía de desprenderse de US$ 570 millones en julio.
Newsletters Clarín Cosecha de noticias
Héctor Huergo trae lo más destacado de la agroindustria y las economías regionales.
A su vez, el blue pasó en la semana de un piso de $ 128 a $ 133 mientras que el contado con liquidación -la operación en la Bolsa que permite hacerse de dólares en el exterior- se recuperó de un mínimo de $ 119 a $ 126,5, una brecha de casi 74%.
¿Cuáles son las causas de esta tensión cambiaria que no afloja? Son varias. Los rígidos controles que dejaron a los dólares financieros convertidos en un mercado cada vez más chico y sin oferta y el compás de espera hasta que a finales de mes se conozca efectivamente el nivel de adhesión conseguido en el canje juegan su parte.
Se suman cuestiones más de fondo: hay demasiados pesos en la economía y se espera que haya todavía más. Existe una abundancia de pesos por la llamada “demanda precautoria” o preventiva que genera la cuarentena pero que, sin embargo, cambian poco de manos por las restricciones físicas. Una liquidez que eventualmente habrá que administrar cuando se vaya normalizando la actividad y se vuelque al mercado.
Y no existen, por otro lado, indicios de que el déficit vaya a reducirse de forma tal que no sea necesario seguir emitiendo para cerrar la brecha fiscal, por lo que la expectativa es que la masa de pesos siga creciendo.
Martín Vauthier, de Eco Go, explica en referencia a los dólares financieros: “La intensidad de regulaciones desalienta la oferta y genera un mercado de poca liquidez que, con algo de demanda, termina quedando muy presionado”.
“En cuanto al acuerdo de deuda, el mercado todavía está esperando al 24 de agosto, que se pueda transitar sin ruido hasta esa fecha, y el anuncio de los resultados. Eso es lo que va a permitir despejar definitivamente la incertidumbre en torno a la deuda”, apunta.
Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, aporta: “Tenés muchos pesos derivados de la emisión. Eso lo ves en agregados monetarios en relación al PBI elevados, sobre todo pesos transaccionales (circulante y cuentas a la vista) y la velocidad de circulación es baja. Ahí está el temor: cómo se va a corregir eso, cómo se va a manejar ese riesgo”.
En esa línea, añade Vauthier: “En estos meses la demanda de activos en pesos estuvo ayudada por factores transitorios que anestesiaron la inflación. Menor circulación del dinero, mayor demanda precautoria. Pero eso va a ir perdiendo efecto a medida que la economía vaya saliendo de la pandemia. Y por supuesto, el gran desafío es sostener esa demanda flexibilizando el cepo, que en última instancia le pone un techo a la recuperación”.
Y el problema de base, el déficit. Caamaño lo sintetiza así: “La causa de que haya muchos pesos es el déficit fiscal y acá hay dos cuestiones. Cuánto y a qué ritmo se va a achicar y cómo se va a financiar el remanente. Respecto del financiamiento, está claro que la mayor parte va a seguir siendo vía emisión monetaria y respecto de la evolución, hay muchas dudas”.
“El Gobierno no está dando muchas señales de ajustar el gasto. En realidad está dando señales de que se va a reducir el déficit por el lado de suba de impuestos, ya sea por subas explícitas de alícuotas o base imponible, o por recuperación de la recaudación”, señala.
“Para que aflojen las brechas -resume- se debería avanzar en el acuerdo con el FMI, en el capítulo de la deuda local, y debería haber un plan, algo más claro de cómo va a ser el sendero fiscal. Y que sea consistente, obviamente. Si tenés un plan que no cierra por ningún lado”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × 2 =