Tierra del Fuego.- La Real Academia española, define el verbo “protestar” en diferentes acepciones como por ejemplo “Declarar o proclamar un propósito”, “Confesar públicamente la fe y creencia que alguien profesa y en que desea vivir”. “Dicho de una persona: Expresar, generalmente con vehemencia, su queja o disconformidad”. “Expresar la oposición a alguien o a algo”. Los ciudadanos argentinos parecían haber olvidado llevar a cabo estas definiciones que hacen al estado democrático de una sociedad. Y, paradójicamente, tuvo que llegar una pandemia para que, los ciudadanos, hartos de muchas cosas, salgan a protestar a las calles. El primer banderazo en contra del gobierno se dio el 9 de julio y ayer se hizo otro de los tantos que se avecinan ya que parece que se volvió una costumbre organizarse para que, en distintos puntos del país, demostrar la disconformidad con el gobierno actual.
Y, precisamente, eso lo que debe hacer la ciudadanía con todos los gobiernos, más allá de cualquier ideología: protestar, reclamar, exigir. Demostrarle a los políticos que ese poder otorgado por la ciudadanía va a estar constantemente vigilado a los efectos que se hagan las cosas bien, con la crítica a cuesta. De nada sirve levantarle altares a políticos que no conocemos y, para más, hasta donde sabemos, siempre hacen las cosas mal. Durante mucho tiempo, el pueblo argentino se mantuvo sumiso y es hora que se levante la vara para que, aquellos que detentan el poder, se den cuenta que el poder reside precisamente en el pueblo.
Ojalá las marchas prosigan con cada gobierno entrante para exigir más y mejores políticas para la ciudadanía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

1 × three =