Tierra del Fuego.- Si algo caracterizó a Río Grande desde hace tiempo atrás fueron sus canteros repletos de flores entrada la primavera. Era un placer pasar por la Avenida San Martín, Perito Moreno, Antártida Argentina, Santa Fe, entre otras arterias principales y ver la cantidad de flores adornando la ciudad con sus más diversos colores. Así también era común ver a personal municipal regando canteros, removiendo tierra, acomodando plantines, o bien haciendo un recambio de flores. A ello se le agregaba el florecimiento de las retamas como si fuesen soles amarillos y morados.
Ahora ya no se ven los eternos plantines, en cambio en los canteros hay un montón de tierra seca sin remover, nadie riega y nadie planta nada. Tampoco se pintan los cordones ni mucho menos las bicisendas.
No caben dudas que a la ciudad le falta ese color de tiempo atrás donde los coterráneos sacaban fotos con placer a los canteros para demostrarle con orgullo a otros familiares lejanos lo bonito de la ciudad.
Ya está por llegar el verano y aún ese colorido está ausente. Esperemos que el Municipio de Río Grande se acuerde de momentos pasados y activen de una buena vez por todas el espectáculo primaveral al cual los riograndenses estaban acostumbrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

7 + 14 =