Tierra del Fuego.- Finalmente el Presidente Alberto Fernández publicó en el boletín oficial la ley 27610 sobre interrupción voluntaria del embarazo. Sin embargo, seguramente en los próximos días organizaciones pro-vida o mejor conocidas como pañuelos celestes, interpondrán acciones de amparo para declarar su inconstitucionalidad, cuestión que quedará en manos de la ideología de cada juez que tenga que resolver para finalmente dirimir la cuestión la Corte Suprema de Justicia de la Nación. No obstante, existen sobrados argumentos para declarar la inconstitucionalidad de la ley sobre aborto. Por un lado porque la Argentina a través del artículo 75 inciso 22 de la Constitución le dio jerarquía constitucional a la Convención de los Derechos del Niño y a la Convención Americana de Derechos Humanos. Al momento de suscribir el primero de los Tratados Internacionales antes nombrados, el Estado Argentino hizo una reserva para considerar al niño desde su concepción hasta los 18 años. En similar sentido se expresa la Convención Americana de Derechos Humanos que en su artículo 4 establece que: “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”. Por su parte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos se encargó de establecer qué se entiende por concepción o bien cuándo debe considerarse que existe vida humana. Este análisis lo hizo en un caso llamado Artavia Murillo contra Costa Rica, donde un grupo de mujeres reclamaban el derecho para concebir vía fertilización in vitro, pero que el Estado de Costa Rica había declarado improcedente ese método por entender que se afectada la vida de los embriones no implantados. En este contexto, la Corte Interamericana consideró que el término “concepción” debía entenderse desde el momento en que el embrión se implanta en la pared del útero materno, dejando así de lado la teoría en que la concepción se entendía desde el momento en que el espermatozoide fecunda al óvulo. De esta manera, se pudo dar vía libre a las fecundaciones in vitro. Ahora bien, esta implantación se produce aproximadamente a los 7 días de haberse fecundado el óvulo, por lo tanto, a partir de aquí, la Corte Interamericana entendió que existe vida humana.
En este sentido, mire por donde se lo mire, la ley sobre aborto sería inconstitucional ya que permite interrumpir el embarazo hasta la semana 14. Sin embargo, eso lo terminará de decidir la Corte Suprema de Justicia y la política deberá jugar un rol fundamental para defender la ley que el oficialismo ha sancionado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

18 − five =