Tierra del Fuego.- En Río Grande se volvió a la fase 1 de aislamiento y están todos que trinan. Para más, los partes médicos informaron dos decesos relacionados al Covid y eso potenció la furia y bronca de muchos. La gente le echa la culpa al gobierno por haber dejado entrar los vuelos de repatriados que, a su vez, traen insumos médicos. Y, aquí, se abre un interrogante: esos vuelos aterrizaron en Ushuaia y mucho de los repatriados también eran de allí, entonces por qué Ushuaia tiene tan pocos casos activos y Río Grande un número considerable de contagios? En este punto es donde el gobierno provincial hace referencia a que el 80% de los contagios se debió a las excesivas reuniones sociales que hubo en Río Grande. Los índices de contagios son muy demarcados entre Ushuaia y Río Grande, por eso echarle la culpa a los repatriados que llegaron a ambas ciudades es un análisis sesgado. Nuestra condición insular nos exige estar en permanente conectividad con el continente ya que de lo contrario no tendríamos abastecimiento de ningún tipo, ya sea por insumos médicos que, para no perder la cadena de frío, llegan vía área o bien los alimentos que llegan por vía terrestre. Quizá es hora de hacer una autocrítica y ver en qué fallamos cada uno. Ello por dos motivos: para intentar aplanar la curva de contagios o, en su defecto, evitar que esté rebrote vuelva en un futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

eighteen − 10 =