Tierra del Fuego.- Dos meses encerrados estuvimos para preparar el sistema de salud para cuando llegue el pico de contagios. Dos meses después no tenemos los respiradores de Mirgor que con tanta pompa se anunciaron y tuvimos que pedir prestados respiradores al Hospital de Ushuaia. Dos meses encerrados para preparar el sistema de salud para cuando llegue el pico de contagios. Estamos en la ola de la enfermedad y Martín Pérez, una vez más corriendo atrás de la pelota, sale a acondicionar el albergue municipal para aislar enfermos. En igual sentido el gobierno sale también a acondicionar el albergue de YPF. Tarde, siempre tarde. Dos meses encerrados para evitar el colapso en el sistema de salud y ahora el sector privado reclama una deuda de seis meses al gobierno, luego que el gobierno recibiera dos mil millones de nación y otros dos mil millones de los dólares del préstamo de Bertone. Sin embargo, todo ese tiempo no bastó para regularizar una deuda y tener el sistema de salud público y privado preparados para afrontar el peor escenario. Dos meses encerrados, perdiéndose puestos laborales, cierre de empresas y generación de pobreza para que hoy en día tengamos que seguir encerrados acrecentando más despidos, cierres de comercios y más pobreza.
Dos meses donde todo fue en vano porque si al menos tuviéramos cierta tranquilidad en relación al sistema de salud, el encierro previo hubiese sido una inversión. Pero, en cambio, ahora es todo incertidumbre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

two × 5 =