Tierra del Fuego.- La Guerra Fría fue un enfrentamiento político, económico, social, militar e informativo iniciado tras finalizar la Segunda Guerra Mundial entre el bloque Occidental (occidental-capitalista) liderado por los Estados Unidos, y el bloque del Este (oriental-comunista) liderado por la Unión Soviética. Este periodo abarca desde 1947 a 1991 con la caída del muro de Berlín. Allí, aquellos mundos enfrentados, en amenazas latentes, pero sin guerra explícita, se disputaban cuál de los dos mundos era el más desarrollado. El punto de inflexión para debatir tal extremo, fue la llegada a la luna donde se inició una carrera contra el tiempo para ver quién llegaría primero al planeta lunar: EEUU o la URSS (hoy Rusia). La decisión de Kennedy, por ese entonces presidente de EEUU, de competir con la Unión Soviética en ser el primero en llegar a la Luna, se produjo en respuesta al viaje espacial, el 12 de abril de 1961, de Yuri Gagarin, un cosmonauta soviético. Rusia había sido el primer país en lanzar un satélite, el Sputnik 1, en octubre de 1957, y ahora había batido a Estados Unidos en ser el primero en colocar un hombre en la órbita terrestre. El fervor con el que el mundo entero aplaudió la misión de Gagarin demostró a Kennedy que el espacio era el nuevo tablero en el que se jugaba dicha partida, y rápidamente decidió que EEUU no debería contentarse con ser segundo en la carrera espacial. Lo que necesitaba era averiguar cómo adelantar a los soviéticos en el espacio.
Frente a esto, el programa lunar soviético padeció las rémoras de la burocracia interna y las rivalidades personales, la falta de recursos adecuados y un liderazgo centralizado, y la muerte del carismático “diseñador jefe” soviético, Sergei Korolev, durante una intervención quirúrgica en 1966. Aun con eso, el programa ruso estuvo cerca de batir al Apolo. A finales de 1968, la URSS, en el último minuto, abortó un plan de enviar cosmonautas a la órbita de la Luna. Y, antes de que el Apolo 11 despegase en julio de 1969, hubo dos intentos fallidos de probar el impresionante lanzador N-1, el equivalente soviético al cohete Saturno Cinco. Finalmente, Estados Unidos ganó la carrera a la Luna con la llegada del Apolo 11 y el gran paso para la humanidad de Neil Amstrong.
Hoy esta rivalidad entre EEUU y RUSIA ha resurgido en modo Coronavirus y, ambos, realizan una carrera contra el tiempo para ver quién elabora primero la vacuna contra el Covid. Ni bien Rusia acordó con países latinoamericanos la venta de su vacuna Sputnik V -mismo nombre del satélite lunar de 1961-, el laboratorio PZIFER de EEUU publicó pappers manifestando que su vacuna mostró un 90% de resultados positivos en los ensayos correspondientes a la fase 3. Inmediatamente, los rusos hicieron lo propio expresando que su vacuna había demostrado un 92% de eficacia, también en la fase 3.
Sin embargo, nadie sabe nada concreto al respecto. Como en su momento nadie sabía nada sobre la llegada a la luna, donde incluso, se puso en tela de juicio el alunizaje por parte de EEUU, donde algunas voces afirman que ello fue grabado en un set de filmación en manos del cineasta Kubric.
Creer o reventar y, en el medio, la salud del planeta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

1 × 2 =