Tierra del fuego .- Los chicos grandes de La Cámpora son los campeones de la doble moral. A partir de lo que acaba de suceder habría que rebautizarlos como La Cámpora vip.
Tanto ellos como el gobernador Axel Kicillof, junto con su ministro de salud, el inefable Daniel Gollán, van a tener que dar explicaciones a los vecinos de la provincia de Buenos Aires y, quizá también, ante la Justicia. Porque no hay razón que justifique que hayan mandado a vacunar a estudiantes universitarios y “militantes” de menos de 30 años.
Los estudiantes trabajaban o trabajan en un call center de detección precoz del Covid-19 que armó Kicillof junto a 29 universidades nacionales. La información no es un invento. Fue publicada por el periodista Bernardo Vázquez del diario Clarín.
¿Por qué los vacunaron? Fue una burrada, una avivada o las dos cosas juntas. La mayoría de ellos no trabajaron de manera presencial. Tampoco son personal de la salud.
Sin embargo, igual que Verbitsky, Duhalde, Valdés, Zannini, su esposa, el ministro Ferraresi y otros portadores del virus de la superioridad moral, fueron inoculados con la Sputnik V, aunque no les corresponde.
De nuevo. Y para que se entienda: los pibes “para la liberación y la ventajita” fueron vacunados durante el último mes, antes que nuestros adultos mayores.
Están adscriptos a distintas universidades. Entre ellas, las de La Plata, Tres de Febrero, Hurlinghan, la Arturo Jauretche, la de Lanús, la de José C. Paz, la de Lomas de Zamora, la de Quilmes y la de Mar del Plata.
Parece que los inmorales jefes de La Cámpora les cambiaron la vacuna por el compromiso de sumarse a la agrupación.
El periodista de Clarín confirmó que se trata de alumnos de las universidades de Lanús y de Quilmes, pero también de ciencias exactas de la UBA, que funciona en la ciudad universitaria. Parece que, solo en esta universidad, exactas, fueron vacunados por lo menos 43 estudiantes. Una vez más: a ninguno de ellos le correspondía. (Un comunicado oficial de la UBA informó que 4 integrantes del Centro de Exactas fueron vacunados).
Pero, además de recibir estipendios por sus tareas, fueron inoculados. Algunos se arrepintieron y lo subieron a las redes. ¿Quiénes habrían tomado la decisión de vacunarlos? Además de Gollán, el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak.
Kreplak es el mismo que vacunó a Cristina, en un horario desusado, de domingo, en el hospital Presidente Perón de Avellaneda, el 23 de enero pasado.
Y a propósito de Cristina: ¿dónde diablos se encuentra? ¿Por qué no habla? Ella, que señaló a los funcionarios que no funcionan: ¿no tienen nada que decir sobre estos caraduras que le responden con obediencia ciega?
Porque no son militantes sacrificados. Ni se la juegan por nada. Todo lo hacen por interés. A cambio de una moneda, un carguito en el estado o negocios vinculados al estado.
No nos engañemos más. Hace rato que La Cámpora dejó de ser compromiso y convicción ideológica.
Ahora es La Cámpora vip, liderada por un jefe multimillonario que pelea para convertirse en el presidente del PJ de la provincia de Buenos Aires, el distrito más importante del país, donde funciona la caja más grande de la Argentina.

Artículo anteriorENTREVISTA A BEATRIZ SARLO : “ CUANDO EL PRESIDENTE DICE , ACABEN CON ESTA PAYASADA , EL PRIMER PAYASO DE ESTE CORSO ES EL”
Artículo siguienteCapitán Presto

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

15 + 20 =