Tierra del Fuego .- “Deben vivir en un infierno ético, de remordimientos, de vergüenzas”, dice la escritora y ensayista Beatriz Sarlo, en una entrevista a un medio nacional , sobre los políticos, funcionarios, empresarios y periodistas que accedieron a la vacunación contra el coronavirus sin respetar las prioridades que establece el plan estratégico de inmunización.
Si bien el escándalo de la vacunación vip provocó el desplazamiento del ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, para Sarlo, el presidente Alberto Fernández es el máximo responsable de este operativo. “Cuando el Presidente dice “acaben con esta payasada”, el primer payaso de este corso es él. Él es el responsable, se haya enterado, o no”, agregó.
El 3 pasado, poco más de dos semanas antes de que se revelara el escándalo, la ensayista había dicho en una entrevista televisiva que le habían ofrecido vacunarse “por debajo de la mesa” y que se había negado. “Prefiero ahogarme de Covid”, había justificado su decisión en ese momento. La autora de La intimidad pública (Planeta, 2018) no reveló quién le hizo el ofrecimiento, pero indició que sí lo haría, si un fiscal se lo preguntara.
Video. La entrevista completa a Beatriz Sarlo
La exdirectora de la revista Punto de vista también se refirió al silencio de vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, sobre el tema: “Deja que Alberto se incinere solo. Su silencio es astuto como casi todas sus movidas”.
-¿Quién se puso en contacto con usted para ofrecerle la vacuna por debajo de la mesa?
-No lo voy a decir. Lo voy a contar si un fiscal me lo pregunta. Yo no voy a comenzar una denuncia y hablar es comenzar una denuncia. Si un fiscal toma eso, yo no tengo inconvenientes en pasar mis mails, en donde hay una respuesta mía, por ejemplo.
-Por la fuerza de su contestación, intuyo que el ofrecimiento la ofendió
­-Suelo ser dura con las respuestas. No me puedo sentir ofendida por la transgresión de otro. Pero mirá cómo siguen siendo los argentinos que estamos siempre al borde de la Ley. No me siento ofendida, pero si uno quisiera buscar una dimensión subjetiva, se podría decir “desprecio ese ofrecimiento” y, por lo tanto, ese desprecio podría caer sobre las personas que lo hicieron.
-¿Cuál es la intención de aquellos que ofrecen la vacuna por izquierda? ¿Hacer que los vacunados sientan mayor simpatía por el Gobierno? ¿La intención es que le deban un favor al Ejecutivo?
-No tengo la menor idea. Supongo que es una lista de notables o gente conocida que ha recibido la vacuna y que eso vendría a ser un mérito del Gobierno y no un demérito, pero no puedo atribuirles intenciones.
-¿La llamaron de parte del oficialismo con afán de investigar irregularidades en el reparto de la vacuna, luego de haber dicho que se la ofrecieron por “debajo de la mesa”?
-A mí no me llamó nadie.
-¿Qué opina sobre la reacción del Gobierno frente a los vacunados vip? ¿Cree que alcanza con la renuncia de Ginés González García?
-La renuncia de Ginés era inevitable. Cualquier ministro que transforma a un hospital público importantísimo en vacunatorio vip, en cualquier país del mundo hubiera salido eyectado. Tenían que hacer eso para limpiar, en parte, el escenario en donde el ofrecimiento sucedió. Yo pensaría “qué país destructor de sus políticos es la Argentina”, porque Ginés fue quién llevó a cabo una batalla importantísima por los medicamentos genéricos e hizo que muchas drogas indispensables bajaran de precio. Se hubiera podido retirar con los laureles que esas batallas significan.
-Desplazaron a González García y asumió Carla Vizzotti, ¿piensa que ella podía desconocer lo que pasaba en el ministerio?
-Yo no tengo idea del grado de secretismo con las que algunas medidas políticas se llevan a cabo. Es probable que se vieran las cosas. Tiendo a pensar que Vizzotti, de alguna manera, podía estar al tanto, pero no tengo pruebas. Si hay algo que me parece, al menos, cuestionable en la forma en la que se manejan los medios es que se construyen noticias con suposiciones e hipótesis. Y, en el peor de los casos, con suposiciones e hipótesis de personas que no son expertas en el tema sobre los cuales hacen suposiciones e hipótesis.
-¿Qué opina del silencio de Cristina Fernández?
-Es inteligente, deja que Alberto se incinere solo. Su silencio es astuto como casi todas sus movidas.
-Qué esperaba usted de los miembros del Gobierno que fueron vacunados o que recibieron dosis sus familiares, como el procurador del Tesoro de la Nación, Carlos Zannini, o el padre de Sergio Massa y los padres de la presidenta de Aysa, Malena Galmarini. En este último caso, lejos de pedir disculpas, la funcionaria dijo que sus padres hicieron el trámite como cualquier ciudadano. Sin embargo, se inmunizaron antes de que empezara la campaña en la provincia de Buenos Aires.
-Sobre esas personas, algunas de ellas las conozco, deben vivir en un infierno ético. Lo que han hecho vacunando a sus familiares antes de que correspondiera, llevándolos por la puerta de atrás, esa presión que han hecho sobre el aparato burocrático sanitario del Estado, tiene que haberse convertido hoy en un infierno ético. Somos todos iguales, yo no me vacuné porque sería incapaz de enfrentar a un vecino vacunada, sabiendo que él no lo está. Hubiera sido incapaz de mirar de frente a las personas que no están vacunadas y que tienen mi misma edad o la misma ansiedad por vacunarse. Si tengo que decir que esas personas tienen conciencia moral, deben vivir en un infierno ético, de remordimientos, de vergüenzas.
-Tratemos de meternos en la cabeza de uno de los vacunados vip, ¿por qué piensa que lo hicieron? ¿Son personas sin moral o, tal vez, naturalizaron la cultura del privilegio?
-Yo no puedo decir que no tengan moral, me resultaría difícil decir que no la tienen, porque decir eso es decir que nunca la tuvieron. Lo que sí se puede decir es que tuvieron un grave error moral. A Malena Galmarini le diría: “Te equivocaste en términos morales. Te equivocaste en algo que no tiene retroceso”. Los argentinos podemos llegar a pasar por alto grandes transgresiones que en otros países no pasan de largo. Cuando el Presidente dice “acaben con esta payasada”, el primer payaso de este corso es él. Él es el responsable, se haya enterado o no de la vacunación vip. Cuando yo era joven quería que la Argentina se parezca a Escandinavia, pero ahora quiero que se parezca a Uruguay. No me imagino un escándalo de este tipo en Uruguay.
-Las palabras que usamos para definirnos muchas veces delatan como realmente nos percibimos. Muchos políticos se refieren a sí mismos y a sus colegas como “la clase política”, ¿cree que esta es una cuestión meramente semántica o que realmente se consideran una clase que tiene derecho a levantar el teléfono y pedir la vacuna?
-Yo creo que es algo que se ha generalizado. Muchos, no solo los políticos hablan de la clase política, al margen de que sea la denominación justa para designar al sector de aquellos que hacen política. No debe atribuirse a eso la independencia respecto de los valores que muchos de nuestros políticos han demostrado. Pero otros que creían fuertemente en la política, como Raúl Alfonsín, no hubieran objetado que se hablara de una clase política, pero no hubieran cometido las transgresiones de las que hablamos.
-¿En qué lugar queda la sociedad cuando ve que el Estado es el que impone las normas y, a la vez, el que las transgrede?
-Con estos hechos, a la sociedad le refuerzan sus peores reflejos. El resultado es una sociedad con un alto nivel de evasión impositiva. Cada vez que un argentino paga impuestos piensa que está sacrificando la cabeza de su hijo mayor. “A estos delincuentes de la vacuna no les pago un peso más”. Esa esa es la frase más horrible, pero entiendo por qué la dicen.

Artículo anteriorLÁZARO Y LAS VACUNAS (Poesías de Domingo)
Artículo siguienteLA CAMPORA CAMBIA VACUNAS POR AFILIACIONES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

12 + 15 =