Tierra del Fuego.– El presidente de la nación, Alberto Fernández, dio inicio a la apertura de las sesiones legislativas ordinarias y no escatimó argumentos en contra de Corte Suprema de Justicia, a su lado, Cristina observaba seriamente cómo el primer mandatario reclamaba lo que debió reclamar previo a que salga el fallo de Lázaro Báez. El presidente de la Nación intentó amedrentar a la justicia, diciéndole que crearía un Tribunal Federal de Garantías con el fin de limitar su poder y, agregó, que “el máximo tribunal está en crisis, al costado del sistema republicano de gobierno”. Sin embargo, lo que el Presidente soslaya -o quizá no, pero Cristina le exigió a cómo dé lugar- es que el fallo contra Lázaro Báez tuvo una muy buena recepción por la sociedad quien, por primera vez, festeja la condena de un empresario ligado estrechamente a los círculos de poder y silencia a los propios kirchneristas duros.
Incluso, la imagen presidencial, según sondeos de varias consultoras, cayó abruptamente luego del escándalo de la vacunación vip y el fallo contra Lázaro Báez. Por tal motivo, esta arremetida del presidente en la apertura de las sesiones ordinarias contra la justicia, parece no caer en un momento oportuno. No obstante, a un lado se encontraba Cristina y, ello, por sí solo, le genera respeto al presidente.

Artículo anteriorEL MINISTERIO DE SALUD Y VETERANOS DE GUERRA DEFINEN EL PROTOCOLO PARA EL ACTO OFICIAL RECORDANDO LA GESTA DE MALVINAS
Artículo siguienteEL LUNES EL EX CASINO CLUB DE USHUAIA COMIENZA A FUNCIONAR COMO CENTRO VACUNATORIO CONTRA COVID-19

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

13 − 6 =