Tierra del Fuego.- Finalmente, y luego de cinco largos meses, el virus comenzó a menguar en Río Grande, las terapias intensivas se encuentran más aliviadas y, a raíz de ello, más flexibilizaciones comienzan a asomar lentamente. Sin embargo, un mar de incertidumbres parecen opacar este respiro que hoy tiene la ciudad. Por un lado, existe cierto temor en quienes ya han tenido el virus, pues hubo numerosas re-infecciones que llevan a preguntarse si verdaderamente existen anticuerpos contra el coronavirus y hasta cuánto tiempo. Por otro lado, hay voces que dicen que no existe posibilidad de empezar a vacunar antes de las fiestas, por eso otra pregunta es si llegaremos a tener vacunas antes de que llegue la segunda ola de contagios. Así también es indudable que, debido a la decreciente curva de casos y la proximidad de las fiestas, hay que preguntarse si se permitirán las reuniones sociales y hasta qué punto. Esas reuniones pueden provocar una disparada de casos? Otra pregunta que genera mucha ansiedad es si habrá inicio de clases en el año 2021 y cómo haremos par afrontar ello? Indudablemente pase lo que pase existe una certeza: fortalecer el sistema de salud tanto público como privado para afrontar los años entrantes con seguridad ya que, este, no será el primero de los virus que los seres humanos debamos afrontar.
El año termina, pero un nuevo suspenso se avecina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

18 − 17 =