Ahora empieza de nuevo,
Todos adentro y a rezar
el padrenuestro.
No puedes circular, no te puedes mover
pues una multa te vas a comer.
La noche está vedada y solo
el día para hacer cagadas.
Los jóvenes se matan de risa,
Y el toque de queda no les hace
ni cosquillas.
Los comerciantes aúllan, la noche
prometía dividendos, pero ahora
el toque de queda los dejó bien tiesos.
En Tierra del Fuego igual aplicamos la queda, para no ser parias y quedar bien con los que se pueda.
Mientras tanto esperamos ser vacunados, para ponernos de pie y seguir rodando.
Buenos y malos augurios se avecinan, y de paso esperamos la vacuna china.
Ya lo decía mi abuela, el que no corra, vuela. Aprovechen esta ventanita, carpe diem, Good show y vermut con papas fritas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

seven − 1 =