El Intendente Martín Pérez estaba entusiasmado, reunió a su grupo de colaboradores y al secretario de cultura. Se encontraron en la sala de reuniones, todos expectantes en saber qué les diría el jefe. El jefe dijo:
-Los reuní porque como ustedes saben, dentro de poco tiempo Río Grande cumple su centenario. Por eso, quiero hacer una gran fiesta, lo que se llama tirar la casa por la ventana, quiero gastar más de cien millones de pesos. Quiero hacer un gran show musical como si acaso se tratara de esos grandes festivales que se hacen en Buenos Aires, un Woodstock de la Patagonia, que vengan de todos lados a nuestra ciudad que se vestirá de fiesta -completó el Intendente de manera entusiasta mientras soñaba despierto.
Al secretario de cultura también se le iluminaron los ojos, ahora, se codearía con los más grandes artistas como siempre había imaginado. Todos los colaboradores, como buenos bufones, asintieron. Ninguno se puso a pensar aunque sea un minuto que nos encontramos en medio de una pandemia. Mejor dicho sí alguien lo pensó. Se trataba de la secretaria que, en ese momento, traía una bandeja con café para los funcionarios. Mientras entregaba los pocillos alrededor de la mesa, no podía creer lo que escuchaba, se nombraban artistas y más artistas que llegarían a nuestra ciudad. Entonces, la secretaria de forma tímida preguntó:
-Pero…se podrá hacer un festival? Digo…por el tema de la pandemia…
Un silencio sepulcral invadió la sala. El intendente le clavó los ojos con ceño adusto. Acaso quién se creía la secretaria para estar haciendo semejantes interrupciones. El secretario de cultura intervino, por nada del mundo quería que le arruinaran el festival de sus sueños.
-Los recitales se harán al aire libre, no habrá problema… -aclaró acomodándose los lentes.
El intendente asintió y, con un ademán, le indicó a la secretaria que se retirara. Cuando se retiró, algunos obsecuentes le preguntaron al intendente si prefería cambiar de secretaria.
-Por el momento no, nadie puede arruinar esta felicidad -contestó el intendente.
El secretario de cultura hizo una enorme lista de artistas: Los Palmeras, Mala Fama, Damas Gratis, Los Auténticos Decadentes, Pimpinela, Divididos, Abel Pintos, Wos, Topa, Guasones, Kapanga…y la lista continua. Todos sonrieron, se chocaban los cinco.
Si le hubiesen hecho caso a la secretaria, se hubiesen ahorrado más de un dolor de cabeza, ya que posteriormente al anuncio del festival, llovieron las críticas de la sociedad. Para más, Martín Pérez redobló la apuesta y llamó a todos sus detractores “los profetas del odio”.
Parece ser que las posibilidades de renovar mandato del intendente son nulas.

Artículo anteriorNUEVO AUMENTO DE COMBUSTIBLES DESDE ESTE FIN DE SEMANA
Artículo siguienteLAS VACUNAS QUE SE ESTÁN APLICANDO EN LA PROVINCIA SON EFECTIVAS CONTRA LAS VARIANTES DEL VIRUS QUE ESTÁN CIRCULANDO

1 COMENTARIO

  1. NOTICIA FALSA. PORTAL TRUCHO DEL GOBIERNO PROVINCIAL.

    LA PÉSIMA GESTIÓN DE MELELLA NO SOLUCIONA NINGÚN PROBLEMA Y USA EL DINERO PÚBLICO PARA INVENTAR Y DIFAMAR.

    ¿ESTO ERA ‘VIVIR MEJOR’?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

20 + 16 =