Tierra del Fuego.- Más allá de la polémica en torno a la oferta que le hizo Victoria Donda a su empleada doméstica para darle un plan social de $ 10.000 o que ingresara a trabajar en el organismo oficial que ella dirige, los recibos de sueldo que se hicieron públicos muestran que la presidenta del INADI no puede justificar lo que pagaba “en blanco” a Arminda Banda Oxa.
Es que la tuvo registrada en ANSES por 50 horas semanales y le pagaba “en blanco” $5.000 mensuales, en enero del año pasado, pese a que el mínimo establecido en esa época era de $134 la hora.
Es decir, que tendría que haberle pagado por lo menos $6.700, en ese entonces, a la inmigrante boliviana de 62 años que trabajaba en su casa. Pero le pagaba por debajo del mínimo de la escala salarial oficial, cuando ya era presidenta del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI). Y además, nunca le pagó el aguinaldo.
Esto desmiente la explicación de Donda, que aseguró que le pagó siempre el mismo monto “en blanco” a su empleada doméstica, durante casi cinco años, de $5.000 mensuales, porque “por sus problemas de salud terminó trabajando cada vez menos horas”, dijo Donda, en una entrevista con C5N
Los recibos de sueldo de Banda Oxa, entre julio de 2019, cuando Donda era diputada nacional, y agosto de 2020, cuando ya era titular del INADI. Según esos recibos, Donda la tuvo registrada a su empleada doméstica por 48 horas mensuales y un pago de $5.000, hasta diciembre de 2019. De hecho, en los certificados de pago, la misma funcionaria reconocía que le pagaba ese salario desde julio de 2016, aunque sin especificar cuál era la carga horaria en ese entonces.
La diferencia entre el mínimo salario para el personal doméstico y lo que le pagaba Donda era una deuda de $448 en julio de 2019, monto que fue aumentando hasta incautarle $1.700 a Banda Oxa en enero de 2020, cuando el mínimo se ubicó en $6.700 y ese mes la registró con 50 horas.
Sin embargo, esa relación se revirtió a partir del mes siguiente, cuando al registrarla con 12 horas mensuales, Donda le habría pagado $3.392 más que el salario básico, hasta llegar a superar por $3.266 ese salario básico en agosto de 2020.
Al mantenerle el mismo sueldo, pero con 12 horas registradas durante el último año, sería como si le hubiera cuadruplicado el sueldo a partir de febrero del año pasado, pese a que se lo mantuvo congelado en $5.000 “en blanco” durante casi cinco años.
Osvaldo Barsanti, abogado de Banda Oxa, aseguró que con esos importes “ni siquiera puede justificar el blanco”, ya que “no cubría los mínimos legales establecidos en la escala salarial fijada por la Comisión Nacional de Casas Particulares”. Además, el abogado sostuvo que la empleada doméstica no trabajaba las 12 ni las 48 horas semanales declaradas por Donda, sino 88 horas mensuales, que correspondían al trabajo en su casa tres veces por semana.
Según el abogado Barsanti, la empleada doméstica “trabajaba los lunes de 8 a 14 horas y los miércoles y viernes de 8 a 16 horas. Para ese ritmo de trabajo tendría que haber tenido otro salario, con otros aportes, una registración totalmente diferente a la que hizo Donda”.

La funcionaria del Gobierno nacional le pagó a su empleada doméstica el mismo sueldo durante 55 meses, pese a que la escala salarial que figura en la AFIP pasó de $ 51 a $ 158,95 la hora, en ese período para el personal doméstico que realiza tareas generales.
“No tengo recibos de pago de aguinaldo, como si nunca le hubiera pagado el aguinaldo” a su empleada doméstica, agregó el abogado Barsanti.
De hecho, en las planillas que envió la funcionaria Donda a La prensa , donde está registrado su pago en AFIP, no figura nunca ningún pago del aguinaldo, durante los cuatro años y medio que está registrada, entre julio de 2016 y enero de 2021.
“Está claro que lo informado por Donda a la AFIP no se corresponde con la realidad de lo que ocurría en el vínculo laboral entre ella y Arminda”, sostuvo su abogado Barsanti.
La titular del INADI le envió un telegrama a Banda Oxa, que le llegó este viernes, donde la funcionaria del Gobierno nacional intimó a su empleada doméstica a que “cese en su conducta injuriosa en forma inmediata”.
Allí también Donda planteó que “lamentablemente, y pese a la buena relación que siempre caracterizó la relación que nos une, usted ha decidido invocar hechos inexistentes a los fines de lograr la aplicación de derechos que no le corresponden, pese a que yo siempre he cumplido con todas las obligaciones a mi cargo”.
La presidenta del INADI, en su telegrama, rechazó que a su empleada doméstica “le asista el derecho de considerarse injuriada y despedida por mi culpa. Rechazo su intimación a efectuar la registración y pago de los aportes y contribuciones de la seguridad social e impositiva por períodos no prescriptos, en tanto no existe deuda salarial alguna exigible y mucho menos registración laboral defectuosa”, sostuvo Donda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

three × three =