Tierra del Fuego.- Mientras los casinos se encuentran abiertos, las playas públicas se llenan de gente, los shoppings, bares restaurantes, cines, teatros y hasta tecnopolis se encuentran funcionando, aún no se sabe a ciencia cierta cuándo y cómo será el inicio de las clases presenciales. Cada vez hay más presión social para la vuelta al colegio, y de ello ha tomado nota el gobierno nacional, a la vez que los gobiernos provinciales esperan la venia del Ministro de Educación Nicolás Trotta. No obstante, detrás del poco interés que muestran las autoridades para que los chicos vuelvan al colegio, existe una realidad que pocos muestran. Sin los chicos en las aulas, los gobiernos se ahorraron gran cantidad de dinero en infraestructura escolar, ya sea manteniendo, reacondicionando, construyendo, pintando, comprando mobiliario y demás para los colegios públicos. Asimismo, los materiales de estudio también fue un ahorro para los gobiernos conjuntamente con los insumos comestibles para aquellos niños que desayunan y almuerzan en las escuelas.
A ello se le suma que no hubo mucho movimiento de suplencias, otro gasto que deben desenvolver las autoridades cada vez que un maestro/a titular se ausenta, lo que conllevó otra erogación menos para los gobiernos. Así también, muchos docentes se acomodaron a la modalidad de las clases virtuales y se encuentran cómodos en esa situación, más aún cuando se viene anunciando un nuevo rebrote de contagios inminente. Por lo tanto, ese combo hizo que la vuelta a clases sea toda una incógnita. La única certeza es que, según datos oficiales, la deserción escolar fue aproximadamente del 40% durante el año 2020 y ello en muchos casos es irreversible. Por otro lado, se debe dejar en manos de las autoridades provinciales tanto el manejo de la pandemia como así también el inicio de clases. No se puede esperar una decisión del gobierno nacional, que tiene una mirada macro, con la realidad de las provincias. Por ejemplo, cuál sería el impedimento para que comiencen las clases en Tierra del Fuego, cuando en Río Grande existe actualmente un promedio de 25 casos diarios, además ya se están aplicando dosis de la vacuna Sputnik V y las terapias intensivas se encuentran con bajo porcentaje de ocupación. En este sentido, esperar constantemente decisiones del gobierno nacional quien tiene el foco puesto en el AMBA, es relegar las necesidades actuales de nuestra provincia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

14 − 7 =