Tierra del Fuego.- Se puede decir que tanto el gobernador provincial como así las tres intendencias de Ushuaia, Río Grande y Tolhuin de clara estirpe kirchnerista se encuentran en una encrucijada. Es decir, que se debaten cómo quedar bien con el gobierno nacional sin morir en el intento. Esto se debe a que 79% de los argentinos cree que el país va por el mal camino, frente al 21% que cree que está bien encaminado. El pesimismo se ubica por encima del 65% de promedio global y casi duplica el 40% registrado en la Argentina exactamente hace un año, en el inicio de la pandemia.
Estos datos los arrojó Un estudio de IPSOS entre 28 países donde también se reveló que la inflación y el desempleo le preocupan mucho más a la sociedad local que la pandemia, pese al claro aumento de los contagios y agotamiento en el sistema de salud.
“La gran mayoría de los argentinos (79%) considera que vamos por mal camino, como también sucede en los otros países de América del sur incluidos en la medición”, explicó la directora de Public Affairs y Corporate Reputation de IPSOS Argentina, Brenda Lynch-Wade.
En este sentido, el gobernador y los intendentes locales giran alrededor del gobierno nacional como si fuese el sol: no quieren alejarse mucho para evitar enfriarse, ni tampoco acercarse demasiado porque saben que pueden prenderse fuego. Gustavo Melella es quien camina con mayor pie de plomo, atento a la respuesta general de la sociedad ante las medidas que se toman desde nación de la mano de la realidad sanitaria local. De esta forma se establecieron algunas restricciones blandas para no despegarse del todo del gobierno nacional. Aunque por ejemplo, ante la denegatoria de las clínicas privadas de suspender toda cirugía por 15 días, como así se había hecho a nivel nacional, el gobernador no puso reparos y aceptó tácitamente el requerimiento de los sanatorios privados.
Walter Vuoto, en cambio, es quien más obsecuente es con el gobierno de Alberto Fernández, aunque se llama a silencio en torno a las clases presenciales y solo aplica la obsecuencia ante medidas productivas como la fabricación de tablets en la provincia o bien en lo que respecta a la tarjeta alimentar. Martín Pérez y Harrington prácticamente no emiten opinión del contexto nacional y llaman a reforzar cuidados, pero alejados de tiempo atrás donde le reclaman al gobernador cerrar todo y que nadie ingresara a su circunscripción municipal.
Cómo puede verse nadie quiere prenderse fuego junto a un gobierno nacional que viene en picada.

Artículo anteriorPRONOSTICAN UN INVIERNO “BLANDO” PARA TIERRA DEL FUEGO
Artículo siguienteSE REALIZÓ UNA NUEVA REUNIÓN DE LA COMISIÓN PARA EL ÁREA ADUANERA ESPECIAL

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

four × three =