MI EXPERIENCIA DE REGRESO A MI QUERIDA PROVINCIA EN TIEMPOS DE COVID-19

El motivo de esta carta es transmitir tranquilidad a la población sobre los protocolos implementados respecto de COVID-19 a los pasajeros que arriban a la ciudad, ya que he observado, en diferentes redes sociales y portales de noticias, que hay mucho desconocimiento, críticas y especulaciones bien y mal intencionadas; para ello, quiero transmitirles mi propia experiencia.
El 8 de julio de 2020 viajamos para retornar de Buenos Aires a nuestra ciudad de origen, Ushuaia, en uno de vuelos de repatriación programados para esta quincena.
Nos presentamos con antelación en el aeropuerto de Ezeiza ya que viajamos con mi hijo de 6 meses. Sinceramente, había poca gente; Durante todas las etapas tuvimos que mostrar DNI y tickets aéreos sin que el personal los toque; el embarque fue ordenado de manera de mantener la distancia social y no sobrecargar los micros que nos trasladaron al avión; la tripulación debía tener el mínimo contacto con los pasajeros. Asimismo, nos entregaron un barbijo reemplazando al que llevábamos nosotros; también nos dieron un formulario de Declaración Jurada. Ya en el avión, indicaron sólo usar los baños en caso de que sea extremadamente necesario y evitar la formación de filas. Durante el vuelo no hubo ningún tipo de refrigerio y poco contacto con la tripulación.
El desembarque en Ushuaia también fue ordenado y paulatino. Una vez retirado el equipaje, antes de dirigimos hacia el scanner, personal vestido con protección en todo su cuerpo nos tomó la temperatura y nos hizo una prueba de olfato (oler un papelito y determinar de qué era); una policía nos pidió nuestros tickets y DNI en mano para poder mirarlos sin tocarlos; otra persona nos solicitó la Declaración Jurada y de nuevo nuestro DNI; al salir de la zona de arribos personal policial y de Gobierno nos pidió nuevamente nuestros datos; ese sector estaba dividido en tres áreas para separar a la gente que iba a Tolhuin , Río Grande o Ushuaia. Según el domicilio nos distribuyeron en diferentes combis; aclaro aquí que el equipaje de bodega se lo llevaban en otro vehículo custodiado por la policía. Una vez que llegamos a nuestro domicilio y nos entregaron todo nos dijeron que teníamos que cumplir con los 14 días de aislamiento, tal como indicaba en la Declaración Jurada.
Ese mismo día a las 20 horas nos llamaron nuevamente desde epidemiología para ofrecernos todos los contactos telefónicos necesarios por cualquier cuestión relacionada con covid-19, otro para cualquier otra emergencia y otro de pediatría; todos estos números están disponibles para hacer una videollamada y ser atendidos vía WhatsApp.
Al día siguiente, a las 10 de la mañana, se presentó una oficial de policía para constatar que estuviéramos en el domicilio (solicitó DNI y verificó que fuéramos las personas residentes del departamento) y así sucesivamente los días siguientes. Nos preguntan, además, si tenemos algún síntoma y corroborar que estemos cumpliendo con el aislamiento social preventivo y obligatorio.
Cumpliendo con mi aislamiento como corresponde, llamó mi atención que diferentes portales informativos y en las redes sociales, constantemente, criticaban la falta de medidas preventivas con la gente que arriba a la Provincia. Sinceramente, desde mi experiencia aquí detallada, puedo afirmar y compartir que no es así.
No es tiempo de política mal intencionada, no es tiempo de egoísmos ni de fake news. Más bien es tiempo de solidaridad, responsabilidad individual y contribuir en forma positiva al bienestar general.
Los vuelos que nos permitieron volver son muy importantes, no solo porque traen una gran cantidad de insumos médicos para combatir la pandemia, sino que también porque este es el lugar que elegimos para vivir y construir nuestros sueños y nuestra familia..
Espero haber transmitido tranquilidad a los fueguinos y espero que lo puedan compartir con todos aquellos que estén próximos a viajar también.
Ahora queda en cada uno de nosotros ser conscientes, responsables, continuar con el protocolo y cumplir los 14 días de aislamiento preventivo – obligatorio como corresponde por el bien individual y el de todos.

Atte.
Jerónimo Martín Olmo Varela.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 + five =