Tierra del Fuego.- Un conjunto de abogados autoconvocados, hacen circular en las redes sociales la necesidad de activar el servicio de Justicia y equiparan a los jueces con el personal de seguridad y los médicos. En lo que respecta a nuestra provincia, parece que el mensaje va dirigido al servicio de Justicia de Río Grande, ya que en Ushuaia el servicio se encuentra activo debido a los pocos casos existentes de coronavirus. Parece que los abogados de Río Grande no entienden que la circulación del virus en esta ciudad ya es comunitaria: esto quiere decir que se encuentra inmerso en la comunidad sin poder incluso, en muchos casos, determinar el nexo epimediológico. Asimismo, el servicio de justicia se encuentra atendiendo con guardias mínimas ante casos urgentes en Río Grande, pero los abogados exigen que todo el sistema funcione como si la peor crisis sanitaria que azota al mundo entero no estuviese sucediendo. Así las cosas, por más que exista un servicio de Justicia on line para evitar la circulación y agilizar el expediente hace falta acudir al puesto de trabajo donde allí se encuentran todas las herramientas precisamente para que todo funcione ágilmente: el sistema con que el cual funciona el poder judicial se llama SIGE y ello no se encuentra en los domicilios de los empleados y funcionarios, además de otras herramientas como ser el expediente propiamente dicho de casos más viejos que tampoco se encuentran en los domicilios de los empleados y funcionarios. Por otro lado, en muchos casos son los abogados quienes deben acudir a tribunales y, es precisamente, evitando la circulación de la ciudadanía como se detiene el virus. Asimismo, hasta el origen de la pandemia los abogados poco impulsaron el servicio on line de justicia y ahora pretenden tener una solución inmediata. Por otro lado, los abogados tienen que entender que se encuentran en la misma situación que el resto de la sociedad: un comerciante, una pequeña y mediana empresa, un constructor, peluquero o cuenta-propista. El hospital local se encuentra a punto de colapsar, tenemos 30 internados mucho de ellos complicados y los casos siguen en aumento, pero los abogados sólo quieren litigar.
Es hora de dejar de mirarse el propio ombligo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

fifteen − 9 =