Tierra del Fuego.- En el día de ayer, Alberto Fernández le propuso a los gobernadores provinciales aplicar un toque de queda sanitario en la franja horaria de 23:00 a 06:00 de la mañana. Ello en virtud de los numerosos casos que surgieron últimamente en todo el país, más precisamente con cifras que alcanzaron los 14.000 contagios diarios. En este contexto, el presidente nacional se inclinó por instar un toque de queda sanitario que prohíba la libre circulación en el horario referido. No obstante, esa decisión quedará en manos de cada gobernador según la realidad sanitaria existente. En cuanto a la provincia de Tierra del Fuego, Río Grande tuvo un pequeño ascenso de casos luego de las fiestas, pero ahora los casos volvieron a mantenerse en la franja de los 20/30 contagios diarios. Ushuaia, en cambio, parece mantenerse en un subi y baja con picos demarcados por momentos. Así las cosas, en principio, la situación sanitaria no parece de emergencia para aplicar el toque de queda. No obstante, habrá que aguardar qué hará el gobernador Gustavo Melella al respecto. Mientras la segunda ola parece inminente, ya no hay más cuerda para volver a una cuarentena estricta. La gente está cansada y la economía no puede volver a dar un paso hacia atrás. Más aún cuando nos encontramos en un año electoral, donde el clamor popular marcará la agenda de los gobernantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

six + twenty =