En esta tierra corre sangre selknam, tal vez yamana, pero eso ya no sirve  de nada.
Así, olvidamos de dónde venimos y, perdidos, no sabemos adónde vamos ni
para qué vivimos.
Somos enemigos de la tierra, de los animales y los árboles de los cuales subsistimos.
Destruimos el propio nido, fomentamos virus, y de nómades que éramos nos volvimos sedentarios sin sentido.
Acaparamos riquezas que no alcanzan para gastar en esta vida y en otra cualquiera.
Acumúlamos por acumular sin pensar en los demás, ni siquiera en amigos o vecinos de nuestra tierra.
Así vamos perdiendo vida y ganando miserias. No sabemos adónde vamos porque de tanto maltratar animal ahora un virus nos tiene encerrados sin sacar la cabeza afuera.
Somos zombies, de esos de una serie de Netflix que pagamos para ver nuestras propias miserias.
Atados al celular y a internet, pero sin señal de vida que nos despierte de esta ceguera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

four × 5 =