Tierra del Fuego.- La calma que precede al huracán siempre acontece en nuestra provincia en épocas estivales. Muchos se van de vacaciones, se desconectan de todo y recién en el mes de marzo comienza a articularse el engranaje nuevamente: paritarias, actividad judicial, legislativa y ejecutiva ponen en marcha nuevamente sus motores. Caso paradigmático de esta tensa calma ocurrió al poco de asumir Rosana Bertone quien, a principios de enero del 2016, cuando la mayor parte de la gente había abandonado la provincia, se encargó, corte de fibra óptica de por medio, de sancionar el paquete de leyes que modificó la edad jubilatoria, fondo solidario (o mejor dicho impuesto a los empleados públicos), aumento de ingresos brutos y demás que provocó el
estallido social en la provincia al retorno de las vacaciones. El saldo fue: enfrentamientos entre gremios, persecución a docentes, paros, movilizaciones, ajustes de salarios, iniciativa popular para revocar las leyes sancionadas, etcétera.
En ese sentido, este año 2021 parece estar más calmo y, eso, que todavía hay una pandemia que no sabemos bien cuándo y cómo va a concluir. No obstante, también es un año electoral y, en nuestra provincia, siempre que hay elecciones salen a florecer los colmillos. Por eso, es inminente que en los próximos meses las acusaciones cruzadas tomen el centro de la escena. Incluso, ya pueden avizorarse algunas flechas que son lanzadas a territorio contrario. Los primeros días de enero, se dio a conocer una noticia que, luego desmintiera Vuoto, acerca de un sobredosis que desencadenó en una internación del intendente de ciudad capital. Desde el otro lado, no paran de achacar con el sueldo del gobernador y el salariazo decretado. Por eso, abróchense los cinturones porque esto recién comienza. Si así arrancó enero cuando supuestamente existe una tensa calma, ni siquiera se puede imaginar qué nos deparará el escenario político meses antes de las elecciones legislativas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

3 × two =