Tierra del Fuego.- Hubo un tiempo, allá por el año 1853, donde el federalismo, con Urquiza a la cabeza, pugnaba por un país más igualitario. Se pretendía que la riqueza fuera repartida en justa medida a lo largo y ancho del país. Que los tributos que recibía Buenos Aires por su puerto pertenecieran a todos. De ahí, posteriormente surgiría la famosa coparticipación donde las provincias reciben de Nación una parte de la torta nacional que en concepto de impuestos administra el gobierno central. De esto se derivan dos cuestiones: por un lado al ser el gobierno nacional quien administra la torta, el federalismo deviene en pura utopía. La otra cuestión relacionada a la anterior tiene que ver, al menos en nuestra provincia, en la necesidad de rendirle pleitesía al presidente de turno para que envíe coparticipación en tiempo y forma e, incluso, subsidios o salvatajes para pagar sueldos. La mayoría de los gobernadores fueguinos se caracterizaron por estar a los pies del Rey Nacional y, así, dejar de lado el mentado federalismo. Rosana Bertone fue el claro ejemplo de ello. Llegó al gobierno de la mano de Scioli y el apoyo de los Kirchner y de buenas a primeras se convirtió en Macrista. Ello fue lo que la llevó a perder la gobernación entre otras cosas. Vuoto y Melella se disputaron hasta último momento la boleta de diputados y senadores para ver quién lograba quedarse con la boleta nacional para así traccionar votos. Cada acto del gobierno nacional -por más que en Tierra del Fuego no afecte en nada-, es vitoreada a troche y moche por los políticos locales.
Sin embargo, los intereses nacionales no anidan en nuestra provincia. Electoralmente, es decir en cantidad de votos, representamos lo mismo que un municipio del conurbano de Buenos Aires, aún menos que jurisdicciones como Avellaneda, Lanús o Lomas de Zamora.
Por eso, sería buena hora para hacer valer nuestros intereses sin necesidad de besar los pies de un Rey que nunca nos tendrá entre sus prioridades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

one × 3 =