Paritaria de Salud: “No queremos quedarnos con migajas”, dijo Alejandro Pérez

0
26

“El año pasado la negociación fue malísima para nuestro sector”, recordó, dado que salvo el aumento en las guardias prácticamente no hubo incremento al salario.

Expresó la preocupación por “la bajada de línea a nivel nacional para poner un techo a la recomposición salarial del 15%”, pero también apuntó contra la distribución “desigual” del presupuesto para masa salarial.

“Nosotros estamos viendo que en la ciudad de Río Grande hay una remarcación de precios infernal. Todo está subiendo entre un 30 y un 35%, y cuando planteamos recomposición nos salen con un 15%”, manifestó, teniendo en cuenta que se sumará el aumento de tarifas y, para el caso del gas, “están hablando a nivel nacional de un 40%. Todo se transforma en una cadena de aumento de precios y estamos preocupados por el tope salarial que pueda haber en todas las provincias”, insistió.

La paritaria con el gobierno recién inició y está previsto para el lunes el segundo encuentro, en la ciudad de Río Grande, ya con la información económica solicitada por el gremio.

“Hay acuerdos que incluso han sido inferiores al 15% y presionan hacia abajo. Es el temor que tiene nuestro sector y creo que es generalizado”, remarcó.

Al margen de la presión nacional, cuestionó cómo se distribuye la masa salarial en la provincia. “El dinero que entra a la provincia para la masa salarial de todos los sectores es muy importante, pero a la hora de la distribución, hay sectores muy beneficiados. Hoy un trabajador con 13 años de antigüedad del llamado Megapase, que es el grueso de la administración, con título secundario, quedó con 2.600 pesos por encima del sueldo de un trabajador de la salud”, afirmó, y agregó que “ganan más que un médico” trabajadores de otras áreas, como de los canales oficiales, la Legislatura o el Poder Judicial.

“El año pasado se puso el 80% de aumento a las guardias, que absorbió la masa salarial”, sostuvo, pero los cambios al básico fueron ínfimos.

Asimismo, reconoció las limitaciones del gremio para presionar con medidas de fuerza, porque “somos un servicio esencial, pero a la hora de discutir el salario se olvidan de esto. Si hacemos una medida de fuerza, siempre tenemos que garantizar las guardias mínimas, y el paro pasa como un día feriado”, planteó.

Consultado sobre el diálogo con el nuevo ministro de Salud, Guillermo Ruckauf, que reemplazó al Dr. Colman, dijo que no han tenido ningún encuentro todavía y prevé que habrá que “empezar de cero”, a partir del cambio de gestión.

“Ahora estamos abocados exclusivamente a lo salarial, pero quedaron muchos puntos del año pasado para seguir discutiendo, como las condiciones de trabajo del sector”, repasó.

Sobre las expectativas para el lunes, dijo que “estamos pidiendo números del presupuesto, para ver si hay partidas que se pueden reubicar y ver también cómo está distribuido. El dinero a repartir es uno solo. No queremos quedarnos con toda la masa salarial pero tampoco con migajas, le guste a quien le guste del otro sector”, sentenció.