El Oscuro acuerdo entre Bertone, Nación, UOM y AFARTE

0
264
Según la real Academia Española la palabra acuerdo significa: “Decisión sobre algo tomada en común por varias personas”. La pregunta que debemos hacernos, en torno a este significado, es si el acuerdo firmado entre Bertone, Nación, UOM y AFARTE tuvo la conformidad de todos los involucrados. La respuesta es NO. Los mismos hechos así lo evidencian. Veamos: Bertone, quien semanas atrás había dicho que la eliminación del arancel del 17% a los productos importados haría desaparecer a la isla de Tierra del Fuego y por tal motivo llamaba a la unión de todos los fueguinos, ahora, en el acuerdo mencionado, consintió que a partir de enero del 2018 se redujera el referido impuesto al 10,5% hasta desaparecer en el año 2023 conforme lo prevé el artículo 72 de la ley sobre reforma tributaria enviada al Congreso. Por lo tanto, fue Bertone (la misma que dijo que la provincia se desintegraría si se quitaba tal arancel) quien suscribió el
Acta de defunción del subregimen de promoción industrial con fecha de vencimiento en el año 2023.
La gobernadora, en representación de la provincia, no respetó ni siquiera su propia convocatoria de todos los sectores sociales fueguinos para hacer frente a la quita del arancel del 17%. Ninguna autoridad fueguina suscribió la idea de que tal arancel desapareciera ni mucho menos que los salarios de los trabajadores se congelaran. Por lo menos, la gobernadora hubiera propuesto una reducción del arancel, pero no la desaparición misma de ese impuesto que es una de las patas del subregimen de promoción industrial. Por lo tanto, no se puede hablar de acuerdo alguno.
Tampoco hubo acuerdo en relación al congelamiento de los salarios por dos años de los trabajadores de la UOM, pues fue el mismo Oscar Zurdo Martínez quien manifestó mecanismos extorsivos para doblegar la voluntad del Sindicato. Hasta dijo que tuvieron que aceptar el “dunga dunga”. Calo (dirigente nacional de la UOM) afirmó que si los representantes gremiales (léase Zurdo Martínez) hubieran opuesto algún tipo de objeción no se firmaba el acuerdo sobre congelamiento de salarios. Congelamiento que, como si fuese un virus, ya se expande hacia otras actividades, entre ellas, los empleados públicos. Quizá, por tal motivo, Bertone estaba tan ansiosa por firmar. Ningún trabajador quiere que le congelen los salarios sabiendo que la inflación está por encima del 17% con aumentos de gas, electricidad y nafta entre otros.
Por lo tanto, desde este punto de vista, tampoco hubo acuerdo.
Sólo acordaron sus propios intereses AFARTE Y NACIÓN. Ambos generaron pánico y temor para evitar suba de salarios y con ello beneficiarse a mediano y largo plazo.
Por su parte Nación continuará con su plan para que el subregimen de promoción industrial desaparezca por siempre de Tierra del Fuego y, con ello, también, muchos de los que hoy en día vivimos y trabajamos en nuestra querida isla.