Miente, Miente que algo quedará

0
34

“Cuánto más grande es la mentira, más gente la creerá”. La frase que comienza con el título de esta editorial es de Joseph Goebblees, jefe de propaganda nazi e íntimo amigo de Hitler. La mentira, fue desde tiempos remotos, el caballito de batalla de distintos gobiernos de turno. Ejemplos sobran, y para replicarlos, se necesitaría hacer un compendio en la materia. Sin embargo, es preciso aclarar que si el objetivo es mentir, por lo menos, se debe ser prolijo en la mentira. Un claro ejemplo, bizarro, del absurdo de la mentira, es el gobierno de Rosana Bertone. Veamos algunos ejemplos.

Antes de las elecciones para diputados, el panorama que presentaba la gobernadora parecía el jardín del Edén. No prorrogarían la emergencia previsional y el fondo solidario -impuesto al salario-, puesto que se habían regularizado las deudas con el antiguo IPAUSS y, por lo tanto, era hora de festejar. Entonces, vino la Princesita, Ciro y Los Persas, Nahuel Penissi, Kapanga, y tantos otros. Pizza con champán para todas y todos. Las elecciones pasaron, y con ellas, la derrota de la gobernadora y Laurita Colazo. Y, entonces, el jardín del Edén se transformó en los últimos círculos del Infierno. Los mismos que antes decían que no se debía prorrogar la emergencia previsional como Banthje, ahora afirman que de no prorrogarse se correrán graves problemas en el pago de las jubilaciones. Sin embargo, Murray y Gorbacz no pueden justificar los gastos reservados que utilizaron sin control alguno -seguramente para los recitales populares pre-electorales- y, para más, se enojan cuando les piden explicaciones.

Sin embargo, la mentira no se detiene. Ahora, la gobernadora pide un nuevo endeudamiento de 900 millones, porque, de lo contrario, no podrá pagar sueldos y aguinaldo. Aquí, es preciso advertirle a la primer mandataria provincial que nuestra Constitución provincial no permite endeudarse para afrontar gastos corrientes, es decir, el endeudamiento es excepcional. Pero, no es ahí al punto que queremos llegar para describir las mentira de Rosana, sino que, además, agregó que en el 2018 no habrá aumentos de salarios para los empleados públicos, a su vez, acordó con Nación y Municipios el consenso fiscal que prevé equilibrar las cuentas de la administración, para ello, se quiere congelar la planta permanente de empleados públicos e, incluso, instar a retiros voluntarios para equilibrar gastos. No obstante, Rosana y el Poder Judicial continúan con la designación de jueces -seis para la Cámara de Apelaciones nueva en Ushuaia- y cuatro juzgados más -dos laborales y dos penales- que sumado a todo el plantel de funcionarios y empleados ascenderá a 80 empleados públicos más en la administración provincial con un gasto de 100 millones de pesos.

Por otro lado, la gobernadora lloró y aclamó a los cuatro vientos que la quita del arancel del 17% a los productos importados haría desaparecer a la provincia, sin embargo, fue a Nación y firmó el acuerdo para que dicho arancel desaparezca en el 2023. Para más catalogó al acuerdo de histórico, cuando llegó acá dijo que se había evitado una catástrofe. Encima dio el visto bueno para que se congelen salarios en el sector metalúrgico que provocaría el congelamiento en muchos otros sectores, entre ellos, el sector público.

Así las cosas, las mentiras son demasiadas y, lo peor, que son absurdas, pretendiendo burlarse de la gente. “Miente, miente, que algo quedará”, decía Goebbeles, y parece que Rosana lo sigue al pie de la letra.