Energía: Curros, coimas y sobreprecios.

0
29

La Dirección Provincial de Energía sigue siendo un Ente manejado por un grupo de empleados afines a los gremios que parecen ajenos a cualquier mandato de los presidentes que pasan por el sector, los cuales por desconocimiento o incapacidad se ven envueltos en maniobras donde el Estado Provincial se ve particularmente afectado, pagando sobreprecios millonarios en obras, en compras de vehículos y de insumos con firmas las cuales con el pago de retorno a un grupo de empleados, logran “misteriosamente” ganar todos los concursos de precios y hasta pedidos de coimas en nombre de los Presidentes, son algunos de los oscuros manejos que ocurren desde la gestión del ex presidente Saldivia y que aun sigue funcionando con Alejandro Ledesma.

Varios empresarios manifestaron que a pesar del cambio en la Presidencia, los curros, los pedidos de coimas y el pago de retornos a un grupo de empleados para poder ganar algún concurso de precio es lisa y llanamente insostenible ya que para poder vender deben incluso a hacer figurar importantes sobreprecios a pedidos de los propios empleados que manejan el sector para generar retorno y que en caso de no acceder directamente nunca mas son convocados a cotizar.

Las empresas que ganan siempre son las mismas y menciono a Ingenieria 65, incluso cuando otras presentan precios menores y mejores condiciones. 

Según lo manifestado por uno de los empresarios que ante el pedido de sobreprecios y retornos, por parte del Jefe del Sector, quien increíblemente indica que es a pedido del propio Presidente, aunque este duda que así sea, ante la negativa a involucrarse en la maniobra, no fue nunca mas invitado a participar en un concurso de precios.

No solo eso manifestó sino que incluso el empresario indico que es tan descarado, alevoso el manejo y con tanta impunidad dentro de la Dirección Provincial de Energía que incluso llegaron a anticiparle obras a medida que se iban a realizar si se prestaba a estas maniobras donde obviamente debía sobrefacturar para poder generar el retorno, incluso en modificaciones de decoración dentro de la propia sede central y hasta en compra de vehiculos.

El empresario dijo que esta clase de pedidos de sobreprecios no son que surgen desde la ahora en la gestión Ledesma, sino que incluso durante el periodo de Saldivia al frente de la misma ya se habían acrecentado, en especial, luego de jubilarse el anterior Jefe de Compras de apellido Gonzalez, con quien nunca había tenido esa clase de contratiempos o pedidos.

Pero que luego desde que todo pasa por el Jefe de Compras de la División de Ingeniería, Oscar Iasich, quien esta cargo de manera verbal de todas las compras todo cambio y hoy resulta imposible intentar proveer en la DPE si antes no se pacta un sobreprecio y un retorno.

El empresario incluso intento hablar con el actual presidente para manifestar su postura y saber si estaba en conocimiento que empleados de la DPE, piden facturar con sobreprecios para generar un retorno invocando su nombre, pero que al intentar hacerlo la Jefa Administrativa de la DPE, Patricia Valencia se lo impidió, indicándole que Ledesma estaba de viaje en Buenos Aires y que la Presidencia estaba acéfala porque el vicepresidente no estaba, que cualquier problema debía hablar con ella o Iasich quien era la persona designada para manejar las compras, por lo cual decidió no hacerlo y retirarse.

Es tal el descontrol y el desmanejo Administrativo que existe en la Dirección de Energía que algunos llegan a cobrar 100 mil pesos en horas extraspor ir a trabajar a las oficinas centrales los días sábados, donde generalmente es cuando convocan a las empresas para ofrecer las obras a medidas con sobreprecios y acordar las cifras de los retornos.

El empresario se animo a contar lo que sucedia luego de tomar conocimiento de una denuncia por sobreprecios, realizada por el ex Director Provincial de Energia, Sergio Reymundo.

Obra con sobreprecios: El ex director de la DPE cuestionó la obra de iluminación de la ruta al aeropuerto, por considerar que colocar columnas de cemento hacen que la obra sea cara y peligrosa.

“He hecho notas a la señora gobernadora para que considere no hacer esta obra de la manera que está planteada, que no dilapide los recursos públicos, porque es tirarle margaritas a los chanchos”, fustigó, explicando que “se trata de una obra de 14 millones de pesos que se podría arreglar muy bien con 3 ó 4 millones”, señaló el ingeniero electricista Sergio Reymundo.

El cual cuestionó la obra de iluminación que realiza el gobierno en Ushuaia, camino al aeropuerto internacional, por el costo y la calidad de los materiales. Aseguró que el cemento que están empleando ya no se utiliza en zonas costeras, por el deterioro que causa la salinidad del ambiente, y advirtió que en poco tiempo se comenzarán a resquebrajar y hasta podrían caerse. Realizó una presentación al Tribunal de Cuentas, dado que el mismo tendido, con otro material, costaría una mínima fracción del presupuesto actual. Además, informó que hubo notas previas a la gobernadora que no fueron atendidas.

“Si deciden hacer una obra nueva porque es la decisión política, primero tienen que fundamentar por qué no sirve más lo que está ahí, y fundamentarlo bien; segundo, hacerlo con tecnologías que se usan en todos los lugares del mundo aledaños a las zonas costeras, que se hacen con hierro galvanizado o fibra de vidrio”, dijo.

La obra comenzó el jueves pasado y “cualquiera puede ver que en el camino de acceso al aeropuerto empezaron a hacer las bases. Se puede ver que se está haciendo un pozo donde va a ir la base y que al lado hay una columna que está en perfecto estado, tanto la base, como la columna, como el alumbrado público, porque si van de noche está funcionando perfecto”, afirmó.

“Ante este avance lo único que me quedaba era plantear mi inquietud al Tribunal de Cuentas, que tiene que ver con las cuentas públicas, y así lo hice”, dijo, informando que el lunes pasado presentó una nota al presidente, el contador Julio Del Val. “Espero que se ocupe del tema, porque puede ser que yo no tenga la razón, pero hay un alto porcentaje de que sí la tenga, y se está haciendo una obra pública sobre otra obra pública. Así se lo he manifestado, porque esa obra pública que está ahí admitía reparaciones de distinto orden y distintos costos, que pueden ir de un millón a cuatro millones, de acuerdo al trabajo a realizar, que puede ser cambiar las columnas deterioradas, que son alrededor de 20 o 24 sobre un total de 70; o directamente reemplazarlas todas por hierro galvanizado, usando las mismas bases”, planteó.

“Puede ser que parte de la red eléctrica esté deteriorada, pero no es toda, y se podría haber hecho nueva si no se quiere reparar, con bases nuevas y una red de tendido nuevo, pero con columnas de acero galvanizado. Por la información que tengo de empresas de la zona que la evaluaron, esa obra saldría un millón de pesos, sobre los 14 ó 15 millones que está costando ahora. Eso saldría hacerlo todo igual, pero con columnas de acero en lugar de cemento”, aseguró.

Cargó contra “la obcecación de colocar las columnas de cemento”, y se anticipó a lo que va a pasar, “porque se van a empezar a resquebrajar por efecto de la niebla salina, como está demostrado en los postes de cemento que están en la misma zona, en el alambrado perimetral de la base aeronaval, al lado de la ampliación de la planta de líquidos cloacales. Ahí se pueden ver las columnas afectadas por la niebla salina, que se empiezan a resquebrajar, porque adentro tienen hierro y ese hormigón no es impermeable a la sal del ambiente. Esos postes se vienen oxidando desde adentro, se resquebrajan y se parten, y es lo mismo que va a pasar con las columnas de hormigón armado”, dijo.

Se mostró tan convencido de que así va a ocurrir, que señaló que “cuando ocurra la primera desgracia con esas columnas y se caigan, me voy a ofrecer de perito de parte para el abogado que trate la indemnización por daños y perjuicios que se va a ocasionar ahí. Estoy absolutamente seguro de que esas columnas, tal como sucede en Río Grande, cuando las choquen se van a cortar y se van a caer. Esto va a ocasionar daños y no es el mejor lugar para colocarlas, porque son columnas muy pesadas que no tienen ningún tipo de justificación técnica. Si alguien la justificó técnicamente es porque lo invento, y lo agarró de los pelos”, expresó. 

Ademas “Por lo que pude averiguar off the record, porque no accedí al expediente, no están hechos los cálculos para zona sísmica para ese tipo de columnas”, finalizo el ingeniero. Dejando abierta la posibilidad de que incluso si eso se tuvo en cuentra.