El virus Bertone

0
234

La palabra virus deriva del latín y significa veneno, ponzoña. El veneno puede llegar a matar, nada bueno puede esperarse. Algo similar sucede con el gobierno de Rosana Bertone. Desde que asumió el poder el veneno pareció desparramarse como un reguero de pólvora. Los grandes lideres o gobernantes, como todo ser humano, se caracterizan por el concilio, por acercar los extremos y, así, evitar el conflicto. La misión de un gobernante es llevar paz a su pueblo. Bertone hizo todo lo contrario. Repasemos: Llegó a la gobernación de la mano de Melella, Scioli, Vuoto, el Kirchnerismo, el Zurdo Martínez, los docentes y muchos otros sindicatos. Hoy en día el Gobierno de Rosana Bertone persigue a Melella bajando millonaria pauta publicitaria a medios nacionales que paga el pueblo fueguino. Pepe Scioli, hermano del Excandidato a presidente, le pidió disculpas públicas a los fueguinos por haberles pedido que voten a Bertone. Rosana también rompió filas con el kirchnerismo por su políticas ligadas a Macri, (recordemos que también persiguió a Diego Carol hermano de la actual diputada por el kirchnerismo, echándolo del Ministerio de Trabajo). Al sector metalúrgico le dio el parte de defunción avalando el nefasto acuerdo multisectorial con Afarte y Nación congelando sueldos por dos años.
Al sector público, entre ellos los docentes, los dejó sin aumento de sueldo ni apertura de paritarias durante tres años. Además de 17 docentes exonerados (echados de sus empleos). A los más atrevidos que intentaron hacer huelga porque la inflación aumentaba y los sueldos no, les descontaron el salario totalmente, a otros, los persiguieron al viejo estilo proceso militar. Dos jóvenes y reconocidos abogados tuvieron que dejar de representar a los docentes porque la persecución también fue para ellos. Dieron de baja a docentes auxiliares, nombraron nuevos pero aún hoy a muchos les adeudan salarios desde el mes de marzo. A los médicos del Hospital Público que reclaman aumento los tiene amordazados, ninguneados, relegados en su escalafón, se le da prioridad a los médicos que vienen de afuera como itinerantes pagándoles el triple la hora de guardia de lo que le pagan a los
Médicos locales para que de esa manera los profesionales fueguinos busquen lentamente otros rumbos. A empleados bancarios que reclamaban por la 1068 les hicieron sumario. A los jubilados, les publicó, a través de la página de la caja provisional, cuánto ganaba cada uno de ellos, haciéndoles culpables de la quiebra de caja provisional: no importaba si ganaban mucho o poco, todos ellos fueron apuntados con el dedo. Tampoco se les dio aumento y encima se los estigmatizó a todos como viejos ricos.
Con Vuoto y Martin Pérez también se peleó por el famoso paquetazo de leyes —en plena madrugada Corte fibra óptica de por medio-, pero, luego por intereses mutuos y sospechosos volvieron a juntarse, aunque Martin Pérez es más precavido y quizás también más inteligente y no se muestra junto a la gobernadora. Ahora también el gobierno de Bertone pretende pelearse con la justicia, de la mano de Paco Gimenez se persiguen a jueces y fiscales por no activar la causa Melella. Con la que sí evitó pelearse fue con la prensa, tanto local como nacional, a la cual le rinde millonarias pautas publicitarias.
Hoy en día, gracias a la ponzoña de Rosana Bertone, Tierra del Fuego es conocida en todo el país, no por sus maravillas naturales, sino por el veneno que destila nuestra representante.