Condenados al Fracaso

0
111

Tierra del Fuego tiene todo para ser una provincia próspera. Es joven, rica en materia prima, (petróleo, gas e hidrocarburos, pesca, producción ovina, bovina, equina y porcina, industria maderera, producción industrial y, lógicamente turismo, entre muchas otras).
Las polis griegas, al igual que podría hacerlo nuestra provincia, se caracterizaban por su expansivo desarrollo ya que se asentuaban en un territorio reducido y con población limitada y, así, se lograba una organización “a la medida del hombre”, es decir que sus integrantes podían conocerse entre si, lo que les permitía, entre otras cosas, participar en todos los aspectos de la vida de la comunidad.
En este sentido y, al ser Tierra del Fuego una provincia joven, debería estar menos contaminada de corrupción porque, además, como se dijo, al ser ciudades pequeñas la mayoría de los habitantes se conocen entre sí. Las noticias llegan con la velocidad de la luz por lo que habría que pensarlo dos veces antes de cometer actos de corrupción: ya se sabe, “pueblo chico, infierno grande”.
Sin embargo, en Tierra del Fuego sucede diametralmente lo contrario. Daremos algunos ejemplos de la actualidad, solo algunos para que ustedes imaginen el resto.
Días atrás Rosana Bertone adjudicó la obra denominada “corredor del Beagle” a una empresa satélite o subcontratista de Lázaro Báez. La obra en septiembre del año pasado se cotizaba en 500 millones, sin embargo, se adjudicó por 1.700 millones. Es decir que el gobierno provincial no tuvo ningún escrúpulo en adjudicar una obra a una empresa imputada y procesada en el delito de defraudación al erario público y, para más triplicar el costo de origen. En ambos casos no se dio ningún tipo de información de por qué se hacía lo que se hacía. A esto debe sumarse cómo se hacen estos negociados. Mientras utilizan como cortina de humo temas como la expropiacion de tierras, la utilidad pública y el informe ambiental, por otro lado existe una cláusula en el acto de adjudicación de la obra denominada “adelanto financiero” que significa otorgarle un adelanto a la empresa constructora del 15% del valor total para “actos preparatorios de ejecución”. Es decir, para este caso, el ejecutivo le adelanta a la empresa constructora Felipe Gancedo la suma de 255 millones de pesos, un porcentaje de ello retorna a los funcionarios públicos que facilitaron la obra y la empresa se queda el resto, más allá que en el futuro la obra se haga o no. Listo: el atraco está consumado. Vos, yo y todos los fueguinos contribuimos con nuestros impuestos a que eso suceda. Sin embargo, no pasa nada.
Al igual que no pasa nada con el Fiscal Arias que, ante un caso aberrante de pedofilia donde dos menores fueron abusados por el empresario Weiss, pidió la pena mínima de tres años porque no había terminado el secundario. Y, sin embargo, no pasa nada. Como tampoco pasada nada en la justicia que, por si no saben, la gobernadora Bertone instó para que se nombrara en el Tribunal de Juicio de la ciudad de Ushuaia como juez a Bimbhy Videla, sobrino del dictador, quien además, en círculos informales, se jacta de haber participado en tareas paramilitares contra Montoneros.
Sin embargo, en Tierra del Fuego no pasa nada. De todos nosotros depende camabiar el rumbo de este barco a la deriva.